Skip to content

Dispareunia o dolor a la penetración

Para el diagnóstico y atención de la dispareunia es importante constatar en qué lugar de la vagina se produce el dolor y si la mujer siempre lo sintió o apareció en algún momento de su vida. A veces este dolor es tan intenso que la mujer no puede relajarse y termina evitando la relación sexual para no sufrir.

La dispareunia puede desencadenar un “vaginismo”, es decir, que la vagina se «cierre» involuntariamente y no permita la entrada ni siquiera de un centímetro de un dedo. Los músculos perivaginales se cierran y pareciera no existir la entrada a la vagina. Por lo general, sus causas son psicológicas y su origen puede estar en la educación recibida, en situaciones traumáticas sufridas (abuso sexual), fobias, y otras más.